Noticias

Jugando con Ballenas en Magallanes

Jueves, julio 2, 2015
Latitud 90
No hay comentarios
ballenas

Viajamos al sector occidental del estrecho de Magallanes, una zona ya recorrida anteriormente, a navegar y ver ballenas jorobadas una vez más….pero es que estos enormes animales siempre me sorprenden. Es imposible no conmoverse ante su presencia y docilidad, sobre todo cuando estuvimos arriba de un frágil kayak y teníamos a 5 de estos enormes cetáceos cerca. Los primeros dos días vimos ballenas y nos emocionamos como siempre con sus fuertes soplidos cuando salen a respirar, con sus aletas caudales de 5 metros que las muestran con frecuencia….con eso estábamos listos y pagados….luego unas ballenas saltando una y otra vez -qué gasto de energía elevar 50 toneladas- en medio del mar agitado y una ventolera con rachas de hasta 40 nudos…así es el estrecho de Magallanes.

Pero habría un regalo…en el mismo lugar donde el día anterior todo se volaba el mar estaba más tranquilo al día siguiente, un poco de lluvia y algo de marejada cuando regresábamos del glaciar Santa Inés, al sur de la isla Carlos III. Vimos dos ballenas muy tranquilas, una madre con su cría. Tan tranquilo estaba que bajamos los kayaks, dos dobles y un single, nos acercamos remando a las ballenas que se nos habían alejado cerca de 1 km. Pronto despertaron y se pusieron más activas, lo que vivimos fue un privilegio como repitió Jack una y otra vez…las ballenas se acercaron a jugar con nosotros, nos mostraron sus enormes aletas una y otra vez, nos saludaron con su aleta pectoral, giraban frente a nosotros, a escasos metros emergían con sus soplidos que en más de una vez nos mojaron, nos hicieron “olitas” con su cola. El mar ya estaba totalmente en calma y había parado de llover. Había 5 ballenas junto a nosotros. Quedamos impresionados una vez más con su docilidad, claramente estaban jugando con nosotros preocupadas de no hacernos daño, el tiempo se hizo eterno, cambiamos de kayaks y tuve el privilegio de subir al Manu en un kayak doble y remaba con él a sus 7 años hacia las ballenas que no se querían ir, sino acercarse cada vez más. Incluso se asomaban con sus cabezas a observarnos. El sentido de descubrir de Latitud 90 en plenitud !!!

Es imposible no pensar como a veces es al revés y somos nosotros los humanos que aprovechando esa cercanía nos aprovechamos de estos seres y casi los aniquilamos….las ballenas emocionan y conmueven, nos conectan por completo con la maravilla de la naturaleza, nos conectan con lo puro, con lo prístino. Esas imágenes las tendré grabadas y ahora son un bálsamo ante los vicios de la ciudad.

La experiencia con las ballenas vivida hace 3 días está en mi retina y seguramente en el corazón de Manuel, de Jack y todos quienes viajaron con nosotros.

Un privilegio enorme, un regalo y eso es lo que una vez más quiero compartir. Al menos para mí esos son los momentos por los que vale la pena estar aquí y sentir como tu corazón late cada vez más fuerte.

Somos

ceal-portada

Somos una empresa enamorada de Chile, de sus paisajes y de su gente. Nuestra filosofía de marca se basa en la constante búsqueda de un servicio que trascienda, tenga sentido y sea memorable.

Síguenos

Síguenos en Facebook